El Antiguo Régimen

El Antiguo Régimen (ver esquema con sus características) define un modo de sociedad y de gobierno que se desarrolla en Europa en los siglos XVI y XVII y se caracteriza por una sociedad estamental, la pervivencia del señorío y del gremio, la monarquía absoluta y la existencia de un modelo demográfico antiguo.

LA SOCIEDAD ESTAMENTAL se estructuraba en tres estamentos o grupos sociales cerrados: nobleza, clero y estado llano o tercer estado. La pertenencia a uno u otro estamento obedecía al origen familiar, la sangre o el nacimiento. Este tipo de sociedad presentaba una doble característica:
  • inmovilismo y rigidez, ya que el paso de un estamento a otro era casi imposible.
  • desigualdad jurídica de sus miembros: los miembros de los distintos estamentos no son iguales ante la ley ni tienen los mismos derechos. Los estamentos privilegiados (nobleza y clero) representaban menos del 10% de la población y poseían la mayor parte de las tierras, estaban exentos de pagar impuestos, no eran juzgados por las mismas leyes ni por los mismos jueces y monopolizaban los cargos públicos, especialmente en el ámbito de la diplomacia y el ejército. En cambio, el estamento no privilegiado o tercer estado carecían de privilegios y soportaban toda la presión fiscal (impuestos). Era muy diverso e incluía desde el campesinado y las clases trabajadoras de las ciudades hasta la burguesía comercial e industrial. El campesinado suponía la inmensa mayoría de la población, viviendo en una condiciones duras y miserables.

El tercer estado soporta y mantiene al clero y la nobleza

LA PERVIVENCIA DEL SEÑORÍO Y DEL GREMIO, ambas instituciones económicas de origen medieval, dificultaban el desarrollo económico. En las tierras de señorío, que pertenecían a la nobleza o a la iglesia, sus habitantes no estaban bajo la autoridad del rey ni a nivel económico ni a nivel jurídico; el señor podía cobrar rentas por el arrendamieto de sus tierras pero también ejercía jurisdicción (impartía justicia, nombraba jueces) y cobraba otros impuestos como los monopolios o banalidades (por usodel molino, del horno, etc) o los derechos de paso y aduanas (por atravesar un puente o por la entrada o salida de productos comerciales). En la industria, perduraba el sistema de gremios, que organizaban los distintos oficios y controlaban la producción, los precios y la apertura de nuevos talleres. Era un modelo económico rígido que negaba la libertad de industria.

LA MONARQUÍA ABSOLUTA era la forma de gobierno predominante en Europa en el siglo XVIII, con la excepción de Gran Bretaña. El rey era el Estado, suyo era el territorio y a él se sometían todas las instituciones. Su poder no venía de abajo (del pueblo), sino de arriba (directamente de Dios), por lo que era un poder ilimitado e indiscutible: en él se acumulaban el poder legislativo (hacía las leyes), el ejecutivo (autoridad máxima del gobierno) y el judicial (era juez supremo).

Luis XIV, rey absolutista francés

EXISTENCIA DE UN MODELO DEMOGRÁFICO ANTIGUO, caracterizado por altas tasas de natalidad y mortalidad, lo que garantizaba un débil crecimiento demográfico que podía tornarse en un descenso de la población en periodos especialmente críticos. La mortalidad catastrófica e infantil tenían cifras muy altas y eran frecuentes las crisis de subsistencias que afectaban a una población que dependía en su mayoría de la actividad agraria.